La pedagogía liberadora

Andrés Remberto Pauro Quispe / Fonte / Se sei Cittadino di PSICOPOLIS carica da fondo pagina 19,5 kB

  1. Introducción
  2. Breve reseña histórica de la opresión y esclavismo en el Perú
  3. La propuesta pedagógica de Paulo Freire
  4. El rol del educador  en la pedagogía liberadora
  5. El rol del educando en la pedagogía liberadora
  6. La experiencia  educativa  en el contexto de la pedagogía liberadora de Paulo Freire
  7. Las desventajas de la pedagogía liberadora
  8. Conclusiones
  9. Recomendaciones
  10. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

La genial escuela cubana, liderada por la Universidad de La Habana, ha permitido estudiar y analizar doce tendencias pedagógicas contemporáneas.

Todas éstas tienen bondades fabulosas para cambiar, mejorar y ubicar mejor la práctica pedagógica. Estudiar y analizar cada una de ellas requiere amplitud de mente y mucha abstracción. De las doce tendencias, se ha elegido la tendencia pedagógica liberadora de Manuel Zúñiga Camacho (Perú) y Paulo Freire (Brasil).

La elección de la escuela pedagógica liberadora de Zúñiga Camacho y Freire obedece a la situación real del educando de la región de Puno. En la gran mayoría, por qué no decir en su totalidad impera la imposición de los contenidos, una educación tradicional y bancaria; a tal extremo que la educación en el Perú se ha declarado en emergencia (2004-2006). Entonces es oportuna la ocasión para reflexionar y analizar la pedagogía liberadora de Zúñiga Camacho y Freire, y reorientar la práctica pedagógica en la región de Puno.

En el desarrollo del trabajo se ha considerado seis aspectos: el primero se refiere a una breve reseña histórica de la opresión y esclavismo implantado en el Perú y cómo esto ha afectado en la condición humana del poblador peruano, luego iniciar con una educación liberadora propuesta por Manuel Zúñiga Camacho y Paulo Freire; el segundo resalta la propuesta pedagógica liberadora Zúñiga y Freire; el tercero alude al papel que desempeña el educador en el contexto de la pedagogía liberadora; el cuarto hace referencia al rol que le toca desempeñar al educando en este marco; el quinto destaca la experiencia pedagógica en el marco de la pedagogía liberadora, enfocada desde una perspectiva real y contundente; y el sexto resalta algunas falencias de la tendencia pedagógica liberadora, reconocida por el mismo Freire.

El trabajo emprendido haga meditar y reflexionar a cada educador y trascienda en las escuelas, colegios y universidades de la región de Puno para que no se siga reproduciendo la sociedad del antaño sino que se eduque para transformar la sociedad.

Hoy se necesita de hombres y mujeres capaces de defender sus convicciones, que no sean esclavos de las circunstancias sino que resistan; que tengan una personalidad altamente desarrollada, que piensen, que sean críticos de su realidad circundante y que sean fuertes para pensar y obrar. Éste es el fin último que Zúñiga y Freire quiere lograr con su propuesta pedagógica liberadora.

A.      BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA OPRESIÓN Y ESCLAVISMO EN EL PERÚ

Antes de abordar la propuesta pedagógica de Manuel Zúñiga Camacho y Paulo Freire, la Pedagogía Liberadora, que surge como Tendencia Pedagógica Contemporánea en la década del 60 (1961), cuyo precursor fue Zúñiga Camacho (1902); se hace referencia al hecho histórico ocurrido en el País de los Incas a partir del año 1532, fecha en que los españoles iniciaron el proceso de colonización del Perú. Historiadores y cronistas como Inca Gracilazo de la Vega, Felipe Huamán Poma de Ayala y Pedro Cieza de León hacen un recuento histórico de la más execrable vasallaje, matanza despiadada y dominación férrea que impusieron los españoles en el Perú, bajo el liderazgo de Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque; a tal punto que exterminaron a los indígenas peruanos  mucho más capaces de defender sus convicciones, eliminaron a los quipucamayoc y demás hombres de ciencia y conocimiento.

Con la muerte del Inca Atahualpa, ocurrido en el año 1533, el poderío español echó sus raíces en el Perú que duró aproximadamente 300 años, denominado “Época del Colonialismo Español”. Después de estos tres siglos, en 1780 un cacique fornido y valeroso llamado José Gabriel Condorcanqui, conocido como Túpac Amaru II se rebeló contra toda la opresión y esclavismo español, hecho que conmocionó a todo Latinoamérica. A partir de esta fecha se inicia el período de la Emancipación. Años más tarde, en 1824 se originó la batalla de Ayacucho, donde supuestamente se derrota al poderío español; sin embargo, las secuelas y las taras de la opresión y esclavismo español se reprodujeron y quedaron profundamente enraizados en nuestros ancestros, a tal punto que el esclavismo y la opresión siguieron su curso normal; así como lo describe José Carlos Mariátegui en su obra “Los Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana” (1999). Lo que llama la atención aquí es la falta de accesibilidad a una educación digna del poblador indígena peruano, pues, ésta era privilegio de la clase social alta mas no de la clase social media ni baja.

Este sistema imperó aproximadamente hasta mediados del siglo XX. Sin embargo, en el año 1902, un personaje con alta autoestima e identidad cultural aymara llamado Manuel Zúñiga Camacho  decide fundar la primera escuela liberadora de la opresión y esclavismo que imperaba hasta ese entonces, bajo la tiranía de los terratenientes, los jueces y los curas católicos (Gonzáles, 1984). Esta escuela se llamaba “Escuela Liberadora de Utawilaya” (Chambi, 1985), se fundó para que el indígena aymara retome lo que había perdido hace siglos, pues, había llegado a un extremo de ser una bestia y sin uso de razón, profundamente adoctrinado en creencias absurdas y extremadamente inhumanas, no conocía los principios de higiene y limpieza, no sabían leer ni escribir y vivían en una ignorancia completa (Stahl, 2006).

La Escuela Liberadora de Utawilaya, se fundó en el año 1902; fue la primera escuela donde se enseñó al indígena aymara a leer y escribir, es decir a alfabetizar, tal como propone Paulo Freire. En esta escuela no solamente se enseñó a leer y escribir, también se enseñó los valores de autoestima, la higiene en todos los aspectos, los principios del sano vivir, dejar de masticar la coca para mitigar el hambre, dejar de beber el alcohol que adormecía el cuerpo contra las inclemencias de la naturaleza, a vestirse como personas dignas y otros principios de una vida correcta y sana. Todo esto que se ha mencionado se encuentra en la obra titulada “En el País de los Incas”, escrito por Fernando Stahl”. A modo de referencia, Stahl afirma lo siguiente acerca de la condición en que encontró a los nativos aymaras de Puno:

“Encontramos a los indígenas en una condición verdaderamente deplorable. Vivían en la más abyecta miseria e ignorancia; desconocían hasta las reglas más sencillas de higiene; y eran adictos a las más horribles borracheras y al uso de la coca... Nunca se bañaban, ni lavaban sus vestidos. Había niños que llevaban cosidos sobre sí, pues a nadie se le ocurría que se hubiesen de mudar, a no ser que se les cayeran de viejos o de mugre.

“Los indígenas estaban maltratados y engañados en todas formas por los blancos que los consideraban como menos valiosos que las bestias... Como no sabían llevar cuentas, nunca podían librarse de las deudas,  y por lo tanto, estaban siempre virtualmente en esclavitud. Había muchos miles de indígenas en esta condición.

“Los que son directamente responsables de esta terrible condición son los sacerdotes, que han tenido en sus manos la suerte de los indígenas desde las conquistas españolas. Simulando ser sus amigos y consejeros, los han traicionado todo el tiempo. Se han opuesto siempre a cualquier medida que tienda a elevarlos, y siempre los han mantenido en la ignorancia y superstición. Han estimulado la embriaguez, haciendo del uso del alcohol un complemento y parte de sus fiestas religiosas, que se celebran con intervalos de dos meses en cada distrito. Para anunciarlas envían mensajeros que invitan a los indígenas a asistir. Para lograrlo hacen creer a los indígenas que estas fiestas se dan en honor de Cristo, y usan todo medio para persuadirlos y aun obligarlos a asistir a ellas, y aquellos que no se muestran dispuestos a ir, se ven muchas veces amenazados con multas y encarcelamientos...” ( Stahl. En el País de los Incas, págs 85-100)

Por su parte, escritores y literatos peruanos como Manuel Gonzales Prada, Clorinda Matto de Turner, César Vallejo Mendoza, Enrique López Albújar, Ciro Alegría, José María Arguedas, José Carlos Mariátegui, Luis E. Valcárcel y José Tamayo Herrera resaltan la situación lastimera del indígena peruano; era una raza oprimida y considerada como bestias de carga; se había perdido completamente el humanismo. De estos autores destacamos la voz de protesta de Manuel Gonzales Prada contra esta opresión cruel del poblador indígena, un ser sin acceso a la educación como fuente de su verdadera liberación. Esta protesta lo registra en sus obras tituladas “Páginas Libres”, “Horas de Lucha” y “Bajo el Oprobio”; expresamente lo manifiesta así:

“... La nación está formada por las muchedumbres de indios diseminadas en la banda oriental de la cordillera. Trescientos años hace que el indio rastrea en las capas inferiores de la civilización, siendo un híbrido con los vicios del bárbaro y sin las virtudes del: Enseñadle siquiera a leer y escribir, y veréis si en un cuarto de siglo se levanta o no a la dignidad del hombre. A vosotros, maestros de escuela, toca galvanizar una raza que se adormece bajo la tiranía del juez de paz, del gobernador y del cura, esa trinidad embrutecedora del indio.” (Gonzáles Prada. Páginas Libres, pág. 72)

Entonces, la posición pedagógica liberadora de Manuel Zúñiga Camacho  implantado en el Perú el año 1902 es exactamente similar con la concepción pedagógica liberadora patentado por Paulo Freire; donde en el Perú surge la primera escuela liberadora para el indígena peruano. A partir de este año, por primera vez en la historia del Perú surge la educación como fuente de liberación de la dominación y opresión imperante bajo el liderazgo del obispo Valentín Ampuero, de la iglesia católica, donde decenas y cientos de protestantes adventistas murieron en manos del catolicismo. La obra educativa liberadora de Zúñiga Camacho dio sus inicios a fuego de cañón, pues, muchos sellaron con sus vidas esta obra educativa liberadora del poblador andino peruano. Esta educación liberadora fue reforzada por Fernando Stahl, Luciano Chambi y Pedro Kalbermatter.

Después de 58 años de ardua lucha y tenaz resistencia, en el año 1961, en Brasil, revoluciona el mundo latinoamericano la teoría pedagógica de Paulo Freire, sustentado en sus obras “La Pedagogía del Oprimido” (1970), “La Educación como Práctica de la Libertad” (1979), “La Pedagogía de la Esperanza” (1993), “La Pedagogía de la Indignación” (2000).

B.      LA PROPUESTA PEDAGÓGICA DE PAULO FREIRE

Paulo Freire sustenta su teoría pedagógica en los siguientes postulados:

1.       La pedagogía liberadora sienta sus bases de una nueva pedagogía en completa oposición a la educación tradicional y bancaria. La enseñanza de la lectura y la escritura en los adultos busca la reflexión y el cambio de las relaciones del individuo con la naturaleza y con la sociedad. El objetivo esencial  de la educación, que propone Freire, es liberar a la persona de las supersticiones y creencias que le ataban, y liberar de la ignorancia absoluta en que vivían; transformarla a su estado de dignidad y humanismo mas no uniformizarla ni reproducirla lo pasado, tampoco someterla, tal como ocurre en la educación tradicional que ha imperado varios siglos.

2.       Una pedagogía del oprimido no postula modelos de adaptación, de transición ni de la modernidad de la sociedad sino modelos de ruptura, de cambio, de la transformación total de la persona, especialmente el acceso a una educación digna y con igualdad de derechos y devolverlo a su estado natural con que fue creado cada ser humano.

3.       Se fundamenta en la toma de conciencia. A esto Freire le llamó “concientización”, en el sentido de la transformación de las estructuras mentales; vale decir,  que la conciencia cambiada no es una estructura mental rígida, inflexible y dogmática sino una conciencia o estructura mental dinámica, ágil y dialéctica que facilite una acción transformadora, un trabajo de transformación sobre la sociedad y sobre sí mismo.

4.       La propuesta de la alfabetización sistemática y estructurada está determinada por la relación dialéctica entre la epistemología, teoría y técnicas. Se fundamenta en que si la práctica social es la base del conocimiento, también a partir de la práctica social se construye la metodología, unidad dialéctica que permita regresar a la misma práctica y transformarla. La metodología está fijada por el contexto de lucha en el que se ubica la práctica educativa específica; el marco de referencia está definido por lo histórico y no puede ser rígido ni universal, sino que necesariamente tiene que ser construido por los hombres en calidad de sujetos cognoscentes, capaces de transformar la realidad. Ésta fue la tarea que realizó Zúñiga Camacho.

5.       El método de alfabetización tiene como finalidad principal hacer posible que el adulto aprenda a leer y escribir su historia y su cultura, su modo de explotación y esclavismo, que pueda conquistar el derecho a expresarse y decidir su vida. Que nadie decida por nadie, todos sean capaces de ejercer su libre albedrío con sabiduría.

6.       Freire toma en cuenta el conocimiento como un proceso continuo; resalta el hecho de que todo conocimiento presupone una práctica. El conocimiento debe ser objetivo en el sentido que sea dado exclusivamente por el objeto.  Ningún conocimiento es neutro respecto a las diversas prácticas realizadas por los grupos humanos. Con esto, Freire enfatiza que su metodología no es referida al hombre sino a su pensamiento y lenguaje, a los niveles de percepción de la realidad que le rodea.

7.       Freire propone que el diálogo como método permite la comunicación entre los educandos y entre éstos y el educador; se identifica como una relación horizontal de educando a educador, en oposición del antidiálogo como método de enseñanza tradicional que implica una relación vertical de profesor sobre el alumno. Sobre esta base propone la educación dialógica como la forma de desarrollar una pedagogía de comunicación que permita y facilite dialogar con el educando sobre algo. Ese algo es el programa educacional que se propone en situaciones concretas de la vida del pueblo, lo que posibilita que el analfabeto logre el aprendizaje de la escritura y la lectura, luego introducirse en el mundo de la comunicación, actuar como sujeto y no como objeto pasivo que recepciona lo que impone el profesor, así dar paso a la transformación total en su ser y vivir de acuerdo a los paradigmas del presente siglo XXI.

C.      EL ROL DEL EDUCADOR  EN LA PEDAGOGÍA LIBERADORA

Según la propuesta pedagógica de Paulo Freire, el papel que desempeña el educador en la Pedagogía Liberadora es dialogar con el educando en franca amistad, así obtener los temas generadores y de interés y no debe presentar su programa el educador como símbolo de imposición.

Los temas generadores contienen en sí la posibilidad de desdoblarse en otros tantos que a su vez provocan nuevas tareas que deben ser cumplidas.

Para llegar a la determinación de los temas generadores y proponer el contenido programático (programas), Freire plantea dos posibilidades: el primero a partir de la investigación interdisciplinaria y la segunda a partir de un mínimo de conocimientos de la realidad. La primera consta de tres etapas: Apropiarse de los núcleos centrales de contradicción para organizar el contenido programático de la acción educativa; se escogerá algunas de las contradicciones para elaborar las codificaciones o representaciones de las situaciones sobre las cuales los educandos, como sujetos cognoscentes, realizarán sus reflexiones críticas; comenzar los diálogos decodificadores en los círculos de investigación temática, es decir, ejecutar las reflexiones críticas de las contradicciones

El educador tiene como prioridad ayudar al educando a lograr un punto de vista cada vez más crítico de su realidad, con la alta responsabilidad que este acto requiere. Al mismo tiempo, tanto el educando como el educador aprenden mutuamente, nadie es más en la pedagogía liberadora.

El maestro progresista jamás separa el contenido de los métodos; no se puede entender la práctica educativa solamente a partir del maestro, del alumno, del contexto, del contenido, del método porque la práctica educativa es una totalidad. Involucra un conjunto de piezas de aprendizajes que forman un objeto real.

El maestro, según Freire, debe manejar un método de enseñanza dentro del contexto de la práctica educativa. Debe tener imaginación, aprovechar situaciones, usar e inventar técnicas, crear y utilizar medios que propicien la actividad y el diálogo con los educandos, mucho más cuando el proceso de enseñanza aprendizaje se produce en condiciones no favorables.

Por último, para Freire, la pedagogía de la pregunta es fundamental en la educación liberadora o la educación problematizadora y en la concientización. Entonces, una verdadera educación liberadora se nutre de la pregunta como desafío constante a la creatividad y al descubrimiento. Por lo tanto, la educación liberadora es la pedagogía de la pregunta y su método el diálogo.

D.      EL ROL DEL EDUCANDO EN LA PEDAGOGÍA LIBERADORA

         En el contexto de esta perspectiva pedagógica, el educando debe ser capaz y  consciente de su realidad y cambiar su estructura mental para su transformación y liberación mediante un pensamiento crítico de su realidad circundante.

         El educando debe enfrentar con un pensamiento crítico la lectura de los libros, de las revistas y los periódicos; que analicen cómo se manifiestan en forma diferente los diarios que tratan un mismo hecho con el objetivo de que los participantes, al leer o escuchar una noticia, no lo hagan de forma pasiva sino conscientes que necesitan liberarse y ser diferentes en su estructura mental.

         El educando se siente sujeto de su pensar, puede discutir su pensar, su propia visión del mundo circundante. Aquí es importante la comprensión, pues, el educando es crítico por tanto su acción lo será también. Desde esta perspectiva, se necesita un método activo que permita ser crítico al educando, por medio del debate de situaciones existenciales en grupos.

E.      LA EXPERIENCIA  EDUCATIVA  EN EL CONTEXTO DE LA PEDAGOGÍA LIBERADORA DE PAULO FREIRE

      En la labor educativa liberadora emprendida por Paulo Freire destaca la liberación de la dominación y el esclavismo imperante; enseñar a leer y escribir la historia; cambiar y transformar la estructura mental; enfrentar con un pensamiento crítico lo que se lee y no ser un ente pasivo. Toda esta labor emprendida es una realidad hoy; nadie es esclavo ni tampoco sujeto a una dominación; las leyes nacionales e internacionales protegen al individuo; todos tienen derecho a la educación, sin excepción alguna de credo, religión, sexo, raza y otros.

Pareciera que la labor educativa liberadora de Freire es una realidad; sin embargo, educandos, padres, maestros y la sociedad misma es esclavo y prisionero de vicios y antivalores que degeneran la personalidad, a tal punto que la humanidad está sucumbiendo en la sima de una destrucción fatal.

Solamente como muestra, personas adultas y jóvenes son esclavos de la drogadicción, el alcoholismo, la prostitución, el libertinaje, el facilismo o la ley del menor esfuerzo, y otros. Hoy nuestra sociedad está saturada de personas instruidas pero hace falta personas educadas; personas que son esclavas de las circunstancias pero pocas crean las circunstancias; personas arrastradas por la corriente y pocas que van contra la corriente; personas que actúan y luego piensan pero pocas que piensan y luego actúan; personas meros reflectores de los pensamientos de otros hombres pero pocos pensadores y fuertes para obrar; personas carentes para defender sus convicciones y sueños pero pocos para defender éstos.

      La pedagogía liberadora de Freire requiere ser practicada con mayor ímpetu en nuestras escuelas, colegios y universidades para que realmente el educando sea libre de todo vicio y esclavismo. En nuestra práctica pedagógica ponemos mayor énfasis al desarrollo de la personalidad de cada educando, al desarrollo de la capacidad de pensar y ser crítico de su realidad, y finalmente sea capaz de obrar y hacer aquello que dignifique su persona, aquello que le haga feliz, aquello que le lleve al éxito; aquello que le haga fuente de inspiración para otros, aquello que le haga una persona capaz de llevar una responsabilidad, que dirijan empresas, que influyan positivamente sobre la personalidad de otros hombres.

La educación liberadora está comprometida en formar hombres y mujeres que sean fuertes para pensar y obrar; hombres y mujeres que sean amos y no esclavos de las circunstancias; hombres y mujeres que posean amplitud de mente; hombres y mujeres que posean claridad de pensamiento y valor para defender sus convicciones. Semejante educación liberadora de Manuel Zúñiga Camacho y Paulo Freire provee algo más que una disciplina mental; provee algo más que una preparación para la vida, fortalece el carácter, de modo que no se sacrifiquen la verdad y la justicia al deseo egoísta o a la ambición malsana; fortalece la mente contra el mal y los vicios. Esta es la verdadera esencia de la pedagogía liberadora que propugnó Zúñiga Camacho y Freire, que tanta falta hace en nuestra sociedad.

F.      LAS DESVENTAJAS DE LA PEDAGOGÍA LIBERADORA

            Respecto a la desventaja de esta tendencia, el mismo Freire reconoce que en su concepción pedagógica está ausente el reconocimiento de la lucha de clases. Se concibe la transformación individual y del grupo, pero no destaca las vías para la transformación social.

            Freire reconoce que en sus primeras obras hubo mucha ingenuidad, subjetividad y la falta de claridad político ideológico, puntualiza el hecho de no haber reconocido la lucha de clases y la dimensión política ideológica de la educación.

            En el quehacer y aporte humano nada es perfecto, todo lo humano es falible. El postulado de la pedagogía liberadora de Zúñiga Camacho y Paulo Freyre no son ajenas a esta realidad. Lo importante es recoger aquello que es útil y favorable y desechar lo que no es positivo.

CONCLUSIONES

            La propuesta pedagógica de Paulo Freire, el rol del educador y del educando, y la experiencia educativa en el contexto de la Pedagogía Liberadora, llegamos a las siguientes conclusiones:

1.       La propuesta pedagógica de Freire, en la década del 60, fue precedida por Camacho en el año 1902, cuyos propósitos eran similares: Liberar a la persona de la opresión, la explotación y la esclavitud imperante.

2.       La teoría pedagógica liberadora destaca aspectos trascendentales, tales como:  liberar a la persona, transformarla mas no uniformizarla ni reproducirla; plantear modelos de ruptura, de cambio, de la transformación total de la persona; la toma de conciencia, a lo que le llamó “concientización” en el sentido de la transformación de las estructuras mentales; El método de alfabetización para que el adulto aprenda a leer y escribir su historia y su cultura, su modo de explotación y esclavismo, que pueda conquistar el derecho a expresarse y decidir su vida; la metodología está fijada por el contexto de lucha (perseverancia) en el que se ubica la práctica educativa específica; el marco de referencia está definido por lo histórico y no puede ser rígido ni universal, sino que necesariamente tiene que ser construido por los hombres en calidad de sujetos cognoscentes, capaces de transformar la realidad; el diálogo como método permite la comunicación entre los educandos y entre éstos y el educador; se identifica como una relación horizontal de educando a educador; la pedagogía de la pregunta es fundamental en la educación liberadora o la educación problematizadora y en la concientización.

3.       El docente emplea el método dialéctico en franca amistad con el educando, así obtener los temas generadores y de interés y no debe presentar su programa el educador; el educador tiene como prioridad ayudar al educando a lograr un punto de vista cada vez más crítico de su realidad, con la alta responsabilidad que este acto requiere.

4.       El educando debe ser  consciente de su realidad y cambiar su estructura mental para su transformación y liberación mediante un pensamiento crítico de su realidad circundante.

5.       La pedagogía liberadora de Freire prepara a la persona para ser crítico y tomar conciencia de su realidad y desarrollar su personalidad, su pensamiento y actuación sabia e inteligente.

6.       En esencia, la pedagogía liberadora centra su atención en la concientización y el diálogo educando-educador; la comprensión crítica y la acción transformadora; y las acciones del aprendizaje del educando deben obrar una profunda transformación, que es la meta final de esta tendencia pedagógica.

RECOMENDACIONES

Después de haber arribado a las conclusiones pertinentes, presentamos algunas sugerencias oportunas para la práctica pedagógica en nuestro quehacer educativo:

1.       Divulgar en nuestras escuelas, colegios y universidades que tengan en cuenta y rescaten el preciado valor de la pedagogía liberadora sustentada por Camacho y Freire, de lo contrario tendremos carencia de hombres pensadores y reflexivos.

2.       Recomendamos a cada institución educativa y docente tomar muy en cuenta las  característica de la propuesta pedagógica para hacer de nuestra educación una herramienta de verdadera transformación y cambio de nuestro ser y de la sociedad.

3.       Sugerimos utilizar, en el ejercicio profesional docente,  el diálogo en franca amistad con el educando, que es el método fundamental; luego, ayudar al educando para que sea más crítico de su realidad.

4.       Recomendamos que como institución educativa y como docentes estamos llamados y obligados a sembrar la semilla de la concientización y el cambio de la estructura mental de nuestros educandos para una profunda transformación de su ser y de la sociedad.

5.       Pregonar la aplicación sabia e inteligente de la propuesta pedagógica de Freire, pues,  preparará al educando para ser crítico y tomar conciencia de su realidad, desarrollar su personalidad, su pensamiento y actuación sabia e inteligente.

6.       Sugerimos que cada educador haga un alto en su quehacer educativo y medite, qué estoy haciendo con mis educandos, son críticos, son conscientes que deben cambiar su estructura mental. Pongamos en práctica la escuela de Zúñiga Camacho y Freire,  y la verdad nos hará libres.

BIBLIOGRAFÍA

1.       CASTILLO RÍOS, Carlos.  Los Niños del Perú: Clases Sociales, Ideología y Política.  Única Edición.  Lima-Perú.  Editorial sistema Offset.  1988.  198 págs.

2.       COLECTIVO DE AUTORES CEPES UNIVERSIDAD DE LA HABANA.  Tendencias Pedagógicas en la Realidad Educativa Actual.  Única Edición.  Tarija-Bolivia.  Editorial Universitaria “Juan Misael Saracho”.  2004.  141 págs.

3.       CHAMBI CHAMBILLA, David.  Radiografía Histórica del Distrito de Platería.  Única Edición. Puno-Perú.  Editorial Flores. 1985.  104 págs.

4.       ENCINAS FRANCO, José Antonio.  Un Ensayo de Escuela Nueva en el Perú.  Única Edición.  Puno-Perú.  Editorial Minerva.  1932.  287 págs.

5.       FREIRE, Paulo.  La Educación Como Práctica de la Libertad.  172 págs.

6.       FREIRE, Paulo.  Pedagogía del Oprimido.  Única Edición.  250 págs.

7.       GONZALES PRADA, Manuel.  Horas de Lucha.  Única Edición.  Lima-Perú.  Editorial Universo.  1984.  189 págs.

8.       MARIÁTEGUI, José Carlos.  7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana.  67ª Edición.  Lima-Perú.  Editorial Amauta.  1999.  350 págs.

9.       TAMAYO HERRERA, José.  Historia Social e Indigenismo en el Altiplano Puneño.  Única Edición.  Lima-Perú.  Ediciones Treinta y tres.  1982.  389 págs.

10.   TORRES LUNA, Alfonso.  El Problema de la Educación del Aborigen Peruano.  Única Edición.  Lima-Perú.  Editorial Luz.  1940.  201 págs.

11.   STAHL, Fernando.  En el País de los Incas.  Única Edición.  Buenos Aires-Argentina.  Editorial ACES.  278 págs.

12.   VALCÁRCEL, Luis E.  Tempestad en los Andes.  2ª Edición. Lima-Perú.  Editorial Universo.  1975.  183 págs.

Il freeware è riservato ai Cittadini di
Se non lo sei ancora, clikka per leggere i dettagli
Quando esce il form, inserisci Id e Password
Ti ricordiamo anche che nessuna comunita' vive se tutti i suoi membri si limitano a prendere. Psicopolis si basa sullo scambio, quindi ogni tanto dai un tuo contributo: NON SOLDI ma un intervento sulle bacheche, oppure qualche materiale utile o una segnalazione interessante.
Attenzione, se trovi il server occupato, riprova in orari diversi. Se hai difficoltà a scaricare o ricevi un file corrotto, . Ogni programma è stato controllato con antivirus, ma Psicopolis non risponde del funzionamento del software, che è reperito in rete.